Sin amigos: La desdicha de los ignorados

,
alumnos marginados


La exclusión social 
es una de las torturas mas lentas y crueles que existe. Sin embargo es la que pasa mas desapercibida.

En el colegio nadie se fija en esos niños y niñas que parecen invisibles, solos, deambulan por el patio de recreo. Nadie cuenta con ellos cuando hay que hacer un grupo y, en las excursiones, solo les queda el solitario asiento, delante del autobús, junto al maestro.

“El rechazo priva a los niños y niñas que lo padecen de la satisfacción de una de las necesidades sociales básicas, la experiencia de pertenencia a un grupo social y aceptación”. (García et al, 2013)

Tipología de los alumnos de un aula cualquiera

Lo contrario del amor no es el odio, sino la indiferencia. Clic para tuitear

García-Bacete (2008) diferencia a los alumnos en las siguientes categorías según su posición dentro del ecosistema educativo.

  • El alumno preferido: Estos alumnos reciben muchas nominaciones positivas y por tanto, pocas nominaciones negativas o incluso ninguna.
  • El alumno rechazado: Estos reciben muchas nominaciones negativas, lo que conlleva a que las nominaciones positivas sean escasas. –
  • El alumno ignorado: Estos tipos de alumnos reciben pocas nominaciones positivas y también pocas nominaciones negativas, lo que les hace tener una preferencia social media.
  • El alumno controvertido: Los alumnos controvertidos obtienen muchas nominaciones positivas y muchas nominaciones negativas.
  • El alumno promedio: Alumnos queridos y aceptados por el resto del grupo, lo que hace que no reciban nominaciones de ningún tipo.

Circunstancias del alumno ignorado por sus compañeros

Los alumnos ignorados por sus compañeros sufren bajo nivel de autoestima, escaso nivel de actividad social, no disfrutan de las actividades de clase, las ayudas que se les prestan son insatisfactorias y la mayoría presenta un cuadro depresivo.

Con respecto a la valoración del profesorado hacia ellos, son valorados negativamente en relación al esfuerzo, conducta, colaboración, etcétera.

Así que ya podemos imaginarnos la vida de una de estas personas. Dura ¿verdad?

¿Qué hacer si tu hijo es marginado por sus compañeros?

Una de las cosas más duras que pueden ocurrirte como padre es ver que tu hijo es permanentemente excluido socialmente.

Es por ello que la reacción más lógica es la sobre protección del niño o niña, pero me temo que esto no hace más que acrecentar el problema.

Según la psicologa infantil, Teresa Rosillo, no se debe aceptar la actitud victimista que adoptan muchos niños cuando nadie quiere jugar con ellos. La especialista opina que, lejos de comparecerle, hay que preguntarle por qué cree él que la gente le rechaza.

Independientemente de estar o no de acuerdo con esta estrategia, en lo que si coincido es en que resulta peligroso victimizar a nuestro hijo, siendo lo más recomendable proporcionarle herramientas de auto gestión.

Para mi, y se de lo que hablo, la mejor vía que se puede adoptar para ayudar a un hijo aislado de sus compañeros es quitarle la presión de “tener” que relacionarse por narices.

El problema puede ser más bien que nosotros mismos vemos a nuestro hijo como un bicho raro, que no se relaciona con nadie, y tratamos desesperadamente de solucionarlo para sólo agravar aún más su situación.

Hacerles ver que no es tan necesario tener amigos, fomentar su auto suficiencia y amor propio, sacarles de la “Matrix” de las creencias absurdas que dictan que “debe” pertener a un grupo para ser feliz. Esa es la estrategia que a mi me ha funcionado.

TDAH, La causa más frecuente de exclusión 

Los niños que padecen el Trastorno de Déficit de Atención (TDA) con o sin hiperactividad son los más propensos a ser excluidos por sus compañeros.

El motivo es que es muy difícil interactuar con ellos y organizar juegos que tengan reglas y demás.

Una persona con TDA suele tener grandes dificultades para hacer amigos debido a su comportamiento extremadamente activo y a sus dificultades para prestar atención.

Las relaciones humanas no pueden basarse en la “pena”.

La amistad es un juego de dar y recibir y, lamentablemente, la mayor parte de las personas con TDAH son complicadas en este sentido.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario