Los jefes y la estúpida necesidad de tener la razón

,
jefe toxico

Casi el 40% de los trabajadores cree que puede hacer un mejor trabajo que sus jefes, de acuerdo con una encuesta de 10,000 personas.

“A un jefe idiota hay que quererlo y apoyarlo” John Hoover autor del fantástico libro: “Cómo trabajar para un idiota” Uno de los libros más vendidos en Estados Unidos.

Cómo trabajar para un idiota

Los trabajadores, especialmente los trabajadores menos experimentados, a menudo se sienten frustrados porque las cosas no se hacen más rápido. Lo seguramente no sepan es que su jefe tiene responsabilidades que ellos no tienen, como jugar a la política y salvar su propio culo dentro de la organización. Esto, quieras que no, lleva bastante más tiempo que cualquier otra cosa productiva del trabajo.

La guerra por el talento del liderazgo es real, y las organizaciones con los mejores líderes ganarán.

image
LOS MANDOS INCOMPETENTES

Jefes idiotas

Un jefe idiota cree que toda la organización gira en torno a él y lo peor es que puede salirse con la suya ya que la alta dirección no lo sabe, o solo se preocupa por las cifras y el rendimiento de la empresa.

“Un mal jefe piensa que otros están ahí para él. No se da cuenta de que su trabajo es motivar a la gente y garantizar buenas condiciones de trabajo, no mantener a los empleados permanentemente humillados”.

Cómo reconocer a un jefe idiota y qué hacer al respecto

Antes de nada quiero que sepas que no soy partidario de que abandones el barco por el simple hecho de que tengas un jefe inútil. Si lo haces, pasarán los años y te dará la sensación de que vuelves a la casilla de salida constantemente. Por ello, te ofrezco esta:

Guía de supervivencia frente a un jefe idiota

Regla número 1: Los jefes idiotas siempre tienen la razón. 

Regla número 2: Un jefe idiota no se equivoca NUNCA,  así que si se contradice en algo que dijo hace menos de 20 minutos, haz como si esa conversación no hubiera existido. Simplemente bórrala de tu cerebro.

Regla número 3: En público, nunca muestres una habilidad, iniciativa o talento por encima de tu jefe idiota, espera a que estéis solos y suelta tu idea de manera que parezca que se le ha ocurrido a él y pueda colgarse la medallita. 

Regla número 4: El jefe idiota no tiene por qué dejarte hablar, puede interrumpirte cuando quiera, puede burlarse de lo que digas para mantenerte en el lugar que te corresponde, que es exactamente debajo del chicle que pisó esta mañana al salir de casa.

Regla número 5: De igual forma, un jefe incompetente no tiene capacidad de escucha, tampoco va a leerse tus email si contienen más de dos líneas. Y si contiene tres, te llamará para que le hagas un resumen.

Regla número 6: Cómo tu jefe idiota no lee ni escucha, necesita tener muchas reuniones contigo a partir de las 8 de la noche para mantenerse informado. Y no preguntes, tiene que ser a partir de las 8 porque a tu jefe idiota no lo aguantan ni en su casa.

Regla número 7:  Por supuesto, jamás oses tomar una decisión así por tu cuenta, como si tuvieras cerebro. Tienes que consultarle todos tu movimientos a tu jefe idiota, tu no pienses, que ya si eso piensa él.

Regla número 8: Si tu jefe idiota ha tenido una mala semana, tú también.

Regla número 9: Nunca, nunca, nunca, bajo ningún concepto hables de tu jefe incompetente fuera del trabajo. Debes ningunearlo en tu vida privada, sólo faltaba que encima te lo lleves a casa.

Las consecuencias de tener un jefe idiota

Ninguna en absoluto.

Un jefe incompetente sabe rodearse de gente competente que trabaja duro y encubre sus errores de administración. 

Además, nunca falta uno o más pelotas cuya única labor dentro de la empresa es que el jefe mantenga su ego incólume. También son excelentes testigos dispuestos a decir que los elefantes vuelan y esa es la afirmación de su amo.

En una empresa, medir la calidad no es fácil, pero la cantidad se puede medir y los objetivos también se cumplen con mala calidad.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario