Ergofobia: Los directivos del terror

,
defenderse del jefe tóxico

Quien dirige usando el miedo,  la amenaza y el control excesivo, en realidad, esconde una gran inseguridad directiva.

Como dice Javier Moreno Zabala en su fantástico libro “Liderar sin molestar: 7 Herramientas para ser un buen jefe” si nuestro jefe no ejerce correctamente su función o no mantenemos una relación sana, nuestro trabajo será un infierno. Cuando lideramos acompañados de la represión y el control,  transmitimos nuestra inseguridad al equipo y eso hace que dependan excesivamente de nosotros. Si no estamos todo el tiempo detrás,  no harán nada por iniciativa propia.  Y eso es insostenible para todos. Hablamos de dirigentes con un ego desmesurado,  a más ego más inseguridad. No todo el ego es malo por supuesto.  Pero debe ser un ego controlado y que juegue a nuestro favor. Lo contrario es improductivo,  destructivo y poco inteligente.

Tener miedo al jefe

jefes tóxicos
Las emociones no se pueden separar del trabajo porque estas no se pueden separar de los trabajadores. Sin embargo, ciertas emociones logran ser disfuncionales para la organización al afectar el desempeño˜ de los individuos, como es el caso del miedo al jefe. Los miedos emergen cuando son puestas en riesgo o en peligro las necesidades humanas de los trabajadores y gerentes, es decir, cuando se ven amenazadas las motivaciones del individuo.
miedo en el trabajo
Aunque relaciones como las del estrés y la manera de afrontarlo han sido investigadas con creces, existen pocos estudios sobre la relación del miedo en las empresas, su afrontamiento y los efectos secundarios que éste puede tener tanto en los individuos como en la propia organización.

Los efectos negativos del miedo en el trabajo

El miedo se presenta en el trabajo de manera directa e indirecta. Ello se da porque las condiciones laborales y la organización del trabajo configuran riesgos que se perciben como peligros reales y, para otros casos, como peligros imaginarios.

Los principales efectos negativos del miedo en las organizaciones son los siguientes:

  1. El silencio de los corderos

    Los trabajadores deberían tener la posibilidad de hablar sobre temas importantes para la empresa, como por ejemplo los errores, los problemas, ideas para cambiar la organización del trabajo..; sin embargo, prefieren menudo permanecer en silencio por temor a las consecuencias negativas que podrían tener a nivel personal y profesional. Por otro lado, los trabajadores tienen miedo de admitir sus errores, de modo que estos nunca se corrigen, y por ello prefieren que todo siga igual, pues consideran que es el único camino seguro. Con relación a los problemas que puedan afectar a la productividad de la empresa o a sus objetivos, los trabajadores prefieren no señalarlos, que sean culpados de ellos. Sugerir nuevas ideas resulta ser también arriesgado, no sea que el jefe se sienta amenazado y arremeta contra ellos. Cómo se puede comprobar, no hablar no solo afecta negativamente a la persona sino también a la organización, pues se disminuye la productividad, aumenta la posibilidad de cometer errores, se generan actitudes negativas hacia la organización, incapacidad para cumplir plazos y presupuestos, así como la pérdida de autoestima y de motivación.

  2. Adiós a la creatividad y la innovación en la empresa

    El miedo en los empleados limita sus capacidades innovadoras y su talento. Esto se debe a factores psicológicos del individuo, como el miedo a hablar y el miedo hacer el ridículo. En este caso los empleados consideran que sus ideas no van a ser aceptadas o que van a ser motivo de burla. Cuando aparece el miedo la mente no puede concentrarse y el pensamiento racional es imposible, por lo tanto hace al individuo menos creativo.

  3. Enfermedades

    Las reacciones psicológicas y fisiológicas del miedo duraderas en el tiempo afectan a la calidad de vida del individuo y entonces surgen las enfermedades relacionadas con el estrés, la ansiedad, los ataques de pánico, la depresión… Por otro lado, el miedo genera aumento de la presión arterial y aumento en los latidos del corazón, así como respiración pesada y dolores musculares. De este modo, es posible que los individuos padezcan enfermedades cardiovasculares, incluso, con riesgo de muerte. Para el caso de las organizaciones, el desempeño se ve afectado debido a los altos costes asociados a los índices de ausentismo laboral y rotación de personal, aumento de los retrasos, reducción en la productividad y calidad, crecimiento en las quejas de clientes por  el cambio de trabajadores, gastos en la formación de los trabajadores sustitutos, etc.

  4. Innovilidad

    El miedo también produce resistencia al cambio, ya que los trabajadores prefieren evitar riesgos y mantener sus costumbres, lo que genera visión a corto plazo y estancamiento organizacional, a la vez que incide en la implementación de cambios para competir en el mercado y formular estrategias a largo plazo.

De todo lo visto en este artículo se puede sacar la conclusión de que se hace imprescindible expulsar los miedos del lugar de trabajo debido a que esta emoción no es compatible ni con la calidad ni con la productividad.

El miedo, y las personas que lo promueven, impide que los empleados y la empresa desarrollen todo su potencial.

¿Tú qué opinas?. Dirigir a través del miedo es bueno o malo
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario