El poder de los hábitos

Los hábitos son reflejos condicionados que se nos van acumulando en la mente a lo largo de nuestra experiencias vitales y que van construyendo nuestro YO. Lo que somos ahora.

Por eso, atender bien a los hábitos que hemos decidido nosotros mismos adoptar a lo largo de nuestra vida es tan importante.

 Pongamos por ejemplo, estoy seguro que a nadie le gustó el primer cigarro, ni el segundo ni el tercero, si bien se obligó a continuar hasta que ya se había creado un hábito, que creemos, irrenunciable.

Por alguna misteriosa razón, tenemos una fuerza de voluntad férrea a la hora de adoptar ciertos hábitos perjudiciales, pero sin embargo, nos sentimos incapaces de desarrollar la misma fuerza de voluntad para deshacernos de ellos.

Lo mismo ocurre con el alcohol, las drogas…etc

Nosotros creamos los hábitos, luego los hábitos nos crean a nosotros.

Pero lo verdaderamente peligroso es adoptar hábitos perjudiciales para nuestra mente. Aquí van algunos:

– El habito de auto compadecerse y echar siempre la culpa a los demás.

– El hábito de creer que no valemos para tal o cual cosa.

– El hábito de sentirnos feos, amargados, no merecedores de cosas buenas.

– El hábito de criticar a los demás

– El hábito de quejarse constantemente.

– El hábito de entender el trabajo como una esclavitud.

– El hábito de odiar los lunes, al jefe, al trepa..

Cada habito se convierte en una creencia de la que es difícil deshacerse, si no se trabaja duro en ello.

Por supuesto, existen hábitos positivos, pero por alguna otra extraña razón, los negativos ganan por goleada.

El reto

 Querido lector, ya sabes que no es mi estilo soltar sermones vacíos si no tienen una salida practica para nuestro día a día.

No estamos obligados a tener malos hábitos, así que deshagamonos de ellos y vamos a cambiarlos por otros nuevos. Hagamos un cambio de fondo de armario.

Nosotros no somos esa enfermedad que nos han diagnosticado, ni esa etiqueta que nos ha puesto alguien, somos mucho más y tenemos la capacidad de tomar las riendas.

Os propongo crear estos nuevos hábitos para empezar:

– Habito de saludar siempre con una sonrisa a los demás

– Habito de levantarnos de la cama ilusionados por el nuevo día.

– Habito de entender nuestro trabajo como algo que nos llena la vida, positivo y merecedor de alegría e ilusión.

– Hábito de andar erguidos, sonrientes, confiados…

No es difícil si se practica a diario, seguro que tu puedes apuntar algunos mas para mejorar tu vida.

Quiérete mucho y cuídate mucho

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario